ELCHE, una ciudad de Primera

Como no podía ser de otra forma, el Elche C.F., digno representante de la Ciudad de las Palmeras, logra salvarse tras un año en el que desde el inicio todo se le dispuso cuesta arriba.

Parece que es cierto aquello de que Dios regala sus peores batallas a sus mejores guerreros, y es que el equipo ilicitano ha culminado una gesta épica e histórica de la que mucha gente no es consciente. Un equipo que no tuvo tiempo de armar una plantilla competitiva para esta temporada, en un mercado en el que solamente quedaban algunos jugadores sueltos y futbolistas en paro, que por cierto han demostrado su valía y que vestir la camiseta franjiverde es sinónimo de dejarse la piel hasta el último suspiro.

Antes de comenzar la temporada, casi nadie daba un duro por nuestro equipo y menos todavía tras la derrota ante el Alavés. Pero los ilicitanos desconocemos el término “rendirse”, y por ello ahora estamos donde estamos.

Estos hechos son los que verdaderamente engrandecen el fútbol y el deporte. Un equipo de pueblo, pequeño y humilde, con la sincera ilusión de seguir creciendo y llegar todo lo lejos que le sea posible, con unos aficionados que sienten los colores y viven cada batalla junto a su equipo.

Por último, desde Elche felicitar a cada uno de los equipos de cada una de las categorías por la temporada realizada, independientemente del resultado. A disfrutar de los éxitos cosechados, y para aquellos equipos que han vivido una mala temporada, no olvidéis que siempre hay que levantarse y seguir luchando, pues rendirse no es una opción.

MUCHO ELCHE.